LOS TRES GOLES FUERON LA FUERZA DE LA RAZÓN DE UN PERÚ QUE JUGÓ CON TODO EL CORAZÓN.