TITULAR DE UNCIONES Y SANACIONESDSC05742Miami, Florida, lunes 13 de abril del 2015 (Texto y fotos HMRE) Muchísimas veces suele mencionarse que nosotros no apreciamos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Esto viene sucediendo en Ministerios El Buen Pastor Internacional (MEBPI), concretamente con la Pastora y Apóstol cubana Lidia Rodríguez.
Ella está dedicada por entero a Dios. Desde muy joven ha mostrado su inmenso amor por Jesucristo. Primero en Cuba, país de nacimiento, luego en España y desde la_-13 década de los 80 en Miami. Su periplo fue de local en local hasta el actual en el Doral donde prosigue brindando en Nombre del Creador de Cielos y Tierra unciones y sanaciones.
_-83Desde que conocimos a la dama cristiana, hace cerca de siete años, ella viene predicando dos veces por semana. Insistimos, Dios la usa para que brinde bendición, unción, ministración y sanación. Los miembros de MEBPI comprenden perfectamente de qué se trata y reciben conmovidos espiritualmente las sanaciones y bendiciones.
Porque desde que se inician las alabanzas todos comprenden perfectamente que Dios está presente en el santuario debido a que perciben claramente el agradable aroma del perfume angelical, señal que los ángeles_-70 están presentes y que el Espíritu Santo se manifiesta en Lidia Rodríguez.
Es así como ella comienza a irradiar espiritualmente y brindar bendiciones, ministrar, bendecir y hacer llegar sanaciones con aquel fulgor que personalmente le concede el Divino Creador del Universo. Porque se acerca a los que están enfermos o vienen padeciendo de alguna dolencia para impartirles sanación.
Los que están presentes en el Santuario guardan silencio, la música de fondo es ligeramente suave sí “pianissimo”. Lidia Rodríguez se moviliza paso a paso por diferentes lugares de la iglesia imponiendo manos, por gracia divina, a todos los que se va acercando.
_-93Lo relatado viene sucediendo constantemente y desde vísperas del 26 Congreso Internacional, Evangélico y Profético el pasado mes de marzo el poder del Creador del Universo se ha acentuado. El componente espiritual se ha elevado abundantemente porque la mano de Dios está presente en MEBPI.
Escribimos estas líneas invitando a todos los cristianos evangélicos del gran Miami para que visiten los jueves a la noche y domingos antes del mediodía y constaten en persona los milagros que en el nombre del Señor obra la Apóstol cubana Lidia Rodríguez.
Destacamos en el primer párrafo que nosotros no apreciamos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Todo esto debido a que Pastora Lidia Rodríguez, por muchísimos años viene brindando sus mensajes con denuedo, predicando dos veces a la semana, a ello agregamos sus constantes ayunos y vigilias. Ella, desde hace mucho tiempo, se ha convertido en la madre espiritual de casi medio millar de miembros que asisten a MEBPI.
Expliquemos porque destacamos que Lidia Rodríguez trabaja incesantemente en el nombre de Dios y por_-18 amor a Jesucristo nuestro Señor y Salvador. Primero lo dice Santiago en capítulo 4 verso 17: “Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado”. Segundo, lo menciona Jeremías capítulo 33: verso 6: “He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad”.
Además 1ra de Juan capítulo 2: verso 20 recalca: “Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas”. Y el corolario nos lo brinda Marcos en capítulo 6: verso 13 subrayando: “Y echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban”.
A todo esto agregamos Romanos capítulo 8: verso 39 que claramente señala: “Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.
_-25Y de nuestra cosecha agregamos, Dios con su voluntad infinita es el que sana. Él tiene el poder para concedernos mejoría de alguna grave enfermedad. Aún si estuviésemos desahuciados de muerte como lo estuvo el que escribe estas líneas allá por la primera semana de marzo del 2003.
Por todo esto y mucho más, desde que conocimos el sendero cristiano hemos acatado las indicaciones de Dios. Él nos regala muchos dones y ve con agrado que trabajemos para su reino. Santiago capítulo 1: verso 5 dice: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada”.

_-36_-7_-33_-44_-45_-47_-48_-52_-65_-66_-71_-72_-76_-78_-77_-79 (2)_-79_-85_-88_-89_-100_-140_-142_-144_-145_-147_-155DSC05838DSC05793DSC05894DSC05988