Título Alcalde Luigi Boria1

El Pastor Boria agradeció la oportunidad de ofrecer una charla en MEBPI. “Nosotros tenemos un

El Pastor y ahora Alcalde de El Doral, Luigi Boria con su esposa Graciela Boria.
El Pastor y ahora Alcalde de El Doral, Luigi Boria con su esposa Graciela Boria.

llamado –dijo–  y lo vamos a desarrollar de acuerdo a lo que dice la Biblia. “De la abundancia del corazón habla la boca”. Donde nosotros entramos Dios nos ha puesto un brillo especial. La gente lo detecta no por el título que tengamos sino por tener al Rey de reyes en nuestro corazón, Jesucristo. 

El Alcalde Boria explicó que narraría su testimonio porque “Podría servirles en algo para alentarlos y motivarlos para que ustedes sepan que Dios es verdadero y él existe”. Hemos sido creados con un fin o propósito desde antes que naciéramos. Si nosotros no interferimos, ese propósito se va a cumplir totalmente. El único impedimento somos nosotros mismos. Quizás el plan de Dios se demore pero se cumple. 

Todo el mundo se preguntará que hace un hombre de Dios o un cristiano ocupando un cargo político y quizás muchos de ustedes estarán enterados de los ataques contra mi persona. Dicen que cuando hay algo bueno que está pasando ocurre esto. La Pastora Lidia Rodríguez me aconsejaba que no nos esforcemos para hacer las cosas a nuestra manera sino que Dios nos ayuda porque Él está trabajando con un ejército, entre ellos están ustedes –refiriéndose a los asistentes– con sus oraciones por mi persona y mi familia. 

En este medio hay mucha gente que nos ama pero también hay muchos que nos odian. Porque esta autoridad o posición que tenemos muchos la quieren. Como dice mi esposa Graciela: “Realmente

Pastora Lidia Rodríguez. directora principal de Ministerios El Buen Pastor Internacional.
Pastora Lidia Rodríguez. directora principal de Ministerios El Buen Pastor Internacional.

nosotros no buscamos el camino político. Pero Dios nos los ha dado”. Ella se mantiene fiel a las bendiciones de Dios. Y –dice Boria– considero que ella está haciendo muchas cosas extraordinarias ayudándome y apoyándome. 

Por su parte Graciela Boria Mencionó: “Ahí es cuando nos damos cuenta que no es hacer lo que queramos sino hacer lo que el Señor quiere que hagamos y ser fieles a la voluntad de Dios. Para mí esto es como una cruz. Yo no quiero fama ni poder, pero si Dios me da la oportunidad de poder dar una mano a mi esposo y marcar una diferencia, pues lo hago”. 

El Pastor y Alcalde de El Doral y su esposa Graciela prestan atención a las palabras de Eduardo Key, considerado como uno de los principales colaboradores del burgomaestre.
El Pastor y Alcalde de El Doral y su esposa Graciela prestan atención a las palabras de Eduardo Key, considerado como uno de los principales colaboradores del burgomaestre.

El alcalde y Pastor mencionó: “Mi esposa está muy quebrantada porque el Espíritu Santo que es el que nos reconforta está tocándole para que ella hable de los periplos de su historia. Graciela tiene mucho que mencionar, ella ha sido una luchadora toda la vida. Siempre me dice que tengo una carga refiriéndose a la ciudad de El Doral”.

Boria menciona que tiene con su esposa 31 años de casados. Para mi han sido extraordinarios, los mejores años de mi vida, porque Graciela ha sido una ayuda idónea. A ello agreguemos que me brinda mucha felicidad”. Tenemos dos hijos, el mayor de 30 años, casado durante siete años. Tiene un varoncito y pronto van a tener una niña o sea que somos abuelos. Habla asimismo de su hija de 26 años y que tiene también una niña preciosa. “Es la locura del abuelo”.  

Según el Pastor Boria: “La vida de nosotros ha sido de excesivo trabajo, muchos dirán que tenemos

La Pastora Tina Floyd con su esposo (también Pastor) Enrique Fernández y su pequeño vástago.
La Pastora Tina Floyd con su esposo (también Pastor) Enrique Fernández y su pequeño vástago.

todo, casa, fortuna, familia. Dios no nos ha llamado para mantenernos ociosos. Nos llama a estar constantemente en actividad. Lo que tenemos se lo hemos dado a nuestros hijos y  a mucha gente que lo necesita. Cuando llegué a Estados Unidos, hace 24 años, no sabía nada, me quedé aprovechando unas vacaciones. He tenido varios altibajos pero Dios nos ha ayudado en muchas maneras, a tener éxito en nuestro negocio, por ejemplo: Mantenemos más de 30 familias. Ellos trabajan en forma armoniosa, muchos tienen más de dos décadas trabajando con nosotros. 

 

El trompetista nicaragüense, Enrique Leiva, tocó el Himno Nacional de los Estados Unidos de América. Prestan atención, Fernando Cabral. El Pastor y Alcalde Luigi Boria, su esposa Graciela y Eduardo Key.
El trompetista nicaragüense, Enrique Leiva, tocó el Himno Nacional de los Estados Unidos de América. Prestan atención, Fernando Cabral. El Pastor y Alcalde Luigi Boria, su esposa Graciela y Eduardo Key.

El Pastor Boria agrega: “Mi vida no ha sido muy fácil como se ve ahora que soy Alcalde. Mis padres son oriundos de Italia. Ellos llegaron a Venezuela huyendo de un fracaso. Trabajaron primero como albañiles en el rubro de la construcción. No pudieron ejercer ese trabajo porque ellos la verdad no sabían nada de albañilería, esa era una excusa para poder entrar al país venezolano”. 

Mis progenitores fundaron una fábrica de tostones. Nosotros le ayudábamos a empaquetar los productos. Salíamos a la calle y los vendíamos. Esa era la forma de ayudarlos. Así aprendimos muchas cosas, había días que trabajábamos de sol a sol. Lo considerábamos algo simpático. Recuerdo que mi señor padre me daba un tostón para venderlo en 25 centavos y la gente me regalaba 25 céntimos más porque les caía bien.

Eso me enseñó –continúa el ahora Alcalde de El Doral– aprendí lo que es el favor y la gracia de Dios. A

Numerosos miembros de Ministerios El Buen Pastor Internacional asistieron a la charla que ofreció el Pastor y Alcalde de El Doral, Luigi Boria.
Numerosos miembros de Ministerios El Buen Pastor Internacional asistieron a la charla que ofreció el Pastor y Alcalde de El Doral, Luigi Boria.

los cuatro años, entré a una iglesia y me dio fiebre altísima, y ahí fue donde sentí el primer impacto del Espíritu Santo sobre mí. En ese entonces, no sabía qué era pero con el tiempo fui dándome cuenta que Dios hasta en eso me había dado una señal para reconocerle. Solía ir muy temprano a la iglesia sin saber quién era Dios ni porque yo estaba ahí, pero salía a las 6 de la mañana a orar. 

Cuando tenía 15 años, mi padre con sus pequeños ahorros se había comprado un abasto o tienda de artículos de pan llevar. Pero ahí fue donde perdió la vida, lo asaltaron por unos cuantos dólares. Hasta ahí llegó el amor de un padre. Eso fue suficiente para que me diese cuenta cuáles eran los principios y los valores. Mi papá conoció a Dios a su manera, crecí y fui a la universidad. Considero que hasta en eso Dios tenía un plan para mí porque fue en el recinto universitario donde conocí a mi esposa. 

 

La Pastora Graciela Boria explicó que no fue sencillo salir adelante en la época que contrajo matrimonio con Luigi Boria, Pastor y ahora Alcalde de El Doral.
La Pastora Graciela Boria explicó que no fue sencillo salir adelante en la época que contrajo matrimonio con Luigi Boria, Pastor y ahora Alcalde de El Doral.

Boria dice que estudió en una universidad católica y que se graduó de contador, agrega que toda su vida fue de mucho esfuerzo. Después cambiaron los tiempos y General Motor aceptó sus servicios como contable. Aproveché para contratar a Graciela como asistente. Al transcurrir el tiempo cuando cimentamos nuestro noviazgo. Ella generosamente se arriesgó a prestarme sus ahorros para comprar una casa en Caracas. “Tenía que mudarme porque la empresa me estaba mandando a trabajar en ese lugar”. Esa propiedad estaba cerca de una laguna, y una lluvia torrencial provocó la inundación del inmueble. Graciela dudó en lo relacionado a la inundación. 

Por su parte Graciela Boria menciona: “No, en verdad no se trataba del dinero. Éramos novios y creía

El Pastor y Alcalde de El Doral, Luigi Boria mencionó que estaba acostumbrado a la vida sencilla, sin fiestas ni diversiones. "Es la única manera de ahorrar unos centavos", dijo.
El Pastor y Alcalde de El Doral, Luigi Boria mencionó que estaba acostumbrado a la vida sencilla, sin fiestas ni diversiones. “Es la única manera de ahorrar unos centavos”, dijo.

mucho en Luigi. Mis aspiraciones consistían en crear un futuro. Formábamos una pareja de estudiantes sin nada en el bolsillo, simplemente con un sueño. Presté a mi novio para la parte inicial de la casa pero el enemigo (satánas) siempre estaba metido, todo lo que hacíamos juntos era un fracaso. Los dos habíamos ahorrado para comprar la casa de nuestro sueño para casarnos pero la perdimos. Entonces nos quedamos sin propiedad y con una deuda. 

Luigi Boria explica que recién graduado de contador se dedicó a vender libros porque no tenía trabajo. Además acabábamos de contraer matrimonio y al enterarse la corporación americana que estábamos casados me obligaron a renunciar. Agrega que estudió también para vender seguros, lo que considera que fue una experiencia terrible. “Cuando iban a comprarme mi primera póliza, la persona interesada falleció”. Esto explica lo mal que nos iba a veces. Pero considero que todo era parte del plan de Dios para que abriéramos nuestra propia empresa.  

 

Celina Herrera, del Ministerio de Evangelismo de Ministerios El Buen Pastor Internacional, presentó a los ilustres visitantes.
Celina Herrera, del Ministerio de Evangelismo de Ministerios El Buen Pastor Internacional, presentó a los ilustres visitantes.

Interviene Graciela Boria señalando: “Nos casamos pero continuaba con mis estudios. No teníamos mucho dinero. Salí embarazada nueve meses después nació nuestro primer hijo. Todo lo que hacíamos era trágico. Deseo mencionarles que mi posición familiar la consideraba de clase media, no era una niña tan sufrida pero Luigi era muy esforzado y organizado y por amor decidí seguirle sin considerar lo estricto que era”.  

Estaba acostumbrada a vivir la vida sin preocupaciones de dinero, disfrutar de buena comida, fiestas, diversiones. Esa era el modus vivendi de mi familia. Pero mi esposo solía decir tenemos que ahorrar, no íbamos al cine, comíamos lo que teníamos. Lloré mucho en esos tiempos. Recuerdo que mi familia comentaba que Luigi era muy tacaño, que ni siquiera me quería llevar al cine. Se trataba de un conflicto entre el amor de mi vida y el de mi familia. 

Como era joven –agrega Graciela Boria– me sentía muy confundida porque en la vida no todo es fácil.

La Pastora Tina Floyd encomió la destacada labor que desempeñan los esposos y Pastores  Luigi y Graciela Boria.
La Pastora Tina Floyd encomió la destacada labor que desempeñan los esposos y Pastores Luigi y Graciela Boria.

Pero había decidido seguir mi promesa, seguir al varón con el que me había casado aunque todo pareciera terrible. A veces sentía ganas de salir corriendo, lejos, muy lejos. Considero que en algunas ocasiones mi familia se convertía en nuestro peor consejero. Solía preguntarme… ¿A quién escucho? Pero mi decisión consistía en continuar mi vida de casada con Luigi… es que lo amo mucho. 

El Pastor Boria interviene señalando: “Pero esas lágrimas Dios las ve. A mi padre le gustaba jugar la lotería, gastaba mucho tiempo y dinero en ese juego de azar. Nunca ganó nada. Vino el Día de la Madre, y yo quería regalarle a mi mamá una colonia Jean Natte, costaba aproximadamente un dólar. Lamentablemente no tenía ese dinero. Me puse a llorar porque no tenía como comprarlo y en eso entra mi papá y dice: ‘Ya hijo mío lo vas a comprar porque me saqué un pequeño premio’. Con esto –recalca Boria– no estoy diciendo que es bueno comprar lotería. Pero sí deseo decirles que Dios ve todas esas lágrimas”. 

 

La Pastora Lidia Rodríguez (centro) y el Pastor Luigi Boria charlan con Miguel Morales (Izq.), miembro muy activo de Ministerios El Buen Pastor Internacional.
La Pastora Lidia Rodríguez (centro) y el Pastor Luigi Boria charlan con Miguel Morales (Izq.), miembro muy activo de Ministerios El Buen Pastor Internacional.

Agrega que Graciela termino sus estudios y se graduó. “Comenzamos un pequeño negocio de computadoras, cuando vendía una, ella me la traía. Siempre fuimos y somos un equipo. Comenzamos sin dinero, en una economía mala de nuestro país de origen. Aunque nos decían que no nos iba ir bien. Nosotros no hicimos caso, nos sacrificamos, trabajamos mucho con gran esfuerzo”. 

Nuestro inicio con el negocio fue con poquísimo capital. Nadie nos regaló nada. Pienso que no fue fácil. Considero que eso fue una etapa del pasado. Pero –subraya– Dentro de cuatro años les contaremos como nos fue como alcalde. 

Hasta los 35 años –indica el Pastor-Alcalde– orábamos a nuestra manera porque no conocíamos mucho acerca de Dios. Decidimos trasladarnos a Estados Unidos para abrir un negocio sin darnos cuenta que habían mucho detalles o documentaciones que se tenían que cumplir. En esos tiempos fue cuando conocí al Señor. 

Cuenta Boria que sufrió una enfermedad gravísima considerada mortal pero que Dios le dio una

El Pastor y Alcalde de El Doral departió amablemente con el hermano Alcibiades Molina, uno de los miembros encargados del Ministerio de Mayordomía de MEBPI.
El Pastor y Alcalde de El Doral departió amablemente con el hermano Alcibiades Molina, uno de los miembros encargados del Ministerio de Mayordomía de MEBPI.

revelación para su sanidad. En el 2009 recuperó la salud pero antes los doctores le habían mencionado que iba a vivir unos cinco años. Se trataba de Hepatitis C. “Pero como ya conocía a Dios no le tuve miedo”. Comencé un tratamiento muy fuerte. Y Graciela, como siempre, fue mi soporte, apoyo y ayuda. 

Gracias a Dios –menciona Boria– sané rápido con tratamiento durante seis meses, eran como quimioterapia. Fue algo muy duro ese proceso. Ya sano, ocupo un ministerio cristiano en el 2006, trabajaba dentro de la iglesia. Daba seminarios de liderazgo, tenía llamado para seguir el camino de Dios y me ordenaron como Pastor. A ello agréguenle que recibí otra responsabilidad en el aspecto político porque –subraya– en el gobierno de mi comuna no hay nadie cristiano. 

En ese entonces había una reunión de pastores y emocionado les comuniqué que iba a entrar a la política como concejal y recuerdo que todos se levantaron de la mesa porque no estaban de acuerdo, el único que se quedó fue el Pastor Rubén Giménez. Él me dijo: “Tranquilo hermano, si Dios te lo reveló eso se va a dar”. Gané como Concejal. A pesar de que –reconozco– mi inglés no es el mejor del mundo.  

Aquí la democracia que vivimos es impresionante. Nadie me enseñó nada pero pensaba si Dios me metió en esto, Él me va ayudar. Siempre encontré personas que me abrían las puertas. Cuando fui a Washington, me percaté que este país tiene la mejor democracia del mundo.

Vi que la autoridad era el alcalde y no podía estar sometido a un impío. Entonces me metí a la contienda como Concejal. Ahora que se cumplió mi meta de llegar a ser Alcalde, esto no termina ahí, sino que comienza otra etapa. Pero como burgomaestre se trabaja mucho, de día y de noche, no tengo mucho descanso. A cada rato me llaman por las cosas que pasan en El Doral.

Para terminar, el actual Alcalde de El Doral, Pastor Luigi Boria se remite a Mateos 21: verso 18 que indica: “Ahora se escucharan noticias malas de mi, pero ustedes me conocen. Hay que ver los frutos que hacemos. Tu ejemplo va a producir este cambio”. Termina Boria dando gracias a la Pastora Lidia Rodríguez “Por el apoyo que me ha dado con tremendas profecías, cuiden mucho a su apóstol, denle todo lo que necesita”, recomendó a todos los que asistieron a la charla que él y su esposa ofrecieron: El testimonio de su vida.

Foto captada al Pastor y Alcalde de El Doral, Luigi Boria y su esposa Graciela Boria en una de sus anteriores visitas a Ministerios El Buen Pastor Internacional.
Foto captada al Pastor y Alcalde de El Doral, Luigi Boria y su esposa Graciela Boria en una de sus anteriores visitas a Ministerios El Buen Pastor Internacional.