Miami, Florida, (Escribe HMR) Segundo domingo de mes. Al templo Ministerios El Buen Pastor Internacional  (MEBPI), llegaron, como es usual,  centenares de miembros. La Pastora Lidia Rodríguez menciona: “Hace poco prediqué sobre el escenario del Apóstol Juan y hoy les traigo el mensaje con el título: “Cristo purifica la iglesia”. Todo lo que hemos visto y creído las profecías y revelaciones. Él es el que purifica la iglesia”. La Madre Espiritual de MEBPI aprovechó para decirle a la presidenta del Ministerio de Obra Social, Mónica Rodríguez, que el hermano Gustavo García donó medio centenar de abrigos para los niños de Argentina y que se llevarán el año entrante. “Cristo purifica el templo pero resulta que nosotros somos la iglesia. Si el Señor tiene que limpiarnos. No podemos imaginarnos cuan pecadores somos”, expresó. Se acercó el Profeta Marcos López para dar a conocer una profecía. Luego que terminó, la Profeta Eda Arteaga solicitó Ezequiel 17:1-3 “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, propón una figura, y compón una parábola a la casa de Israel. Y dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: Una gran águila, de grandes alas y de largos miembros, llena de plumas de diversos colores, vino al Líbano, y tomó el cogollo del cedro”. El Diácono Wilfredo Denies enfatizó: ”Esta palabra es para hoy”. La Pastora Lidia agregó: “Esta palabra es más importante que la profecía, cuando esa palabra llega en voz de Dios, y justamente hoy les traigo un mensaje sobre esto”. La Madre Espiritual de la iglesia explicó que: “En Apocalipsis el apóstol Juan escuchó esa misma voz, ustedes tienen el privilegio de oír esa voz para nosotros. Como Apóstol puedo decretar y no se confundan con esto. A veces irrespetan al Apóstol cuando sella un punto o una reunión y algunos lo rebaten, están faltando a la ley apostólica y como consecuencia le viene miseria”, indicó. “Cuando el pueblo ora, es humilde, si no oran se recrece en el orgullo vano de su mundo”. Luego dijo: “Solo Apocalipsis puede hablar del cogollo que se menciona en Ezequiel. Esta madrugada -agregó- cuando buscaba al Señor poniendo delante de Él todas las situaciones que he pasado en esta semana para perdonar y poder venir a predicar hoy”.  De inmediato se dirigió a los adolescentes para decirles: “Ustedes jóvenes,  están disfrutando lo que nunca disfruté en mi juventud. Están gozando de un alto nivel del Espíritu, Él solamente me habló a través de la palabra, nunca tuve una profecía ni revelación. Hasta que entendí que estando en su presencia es de donde emana la fuente de bendición, Dios se pronuncia en la palabra profética y en diversos géneros de revelación”. Agregó: “El Espíritu Santo tiene un cúmulo de enseñanza que aún no lo demostrado a la iglesia, nos está dando pequeños sorbos para que los siervos no envanezcan. Pienso que hay muchas iglesias como está y que tienen el mismo conocimiento, Dios no va a tirar una perla a un latón de basura. El que venga a esta iglesia va a creer las revelaciones y las profecías y todos los líderes deben respetar el orden apostólico”. Se presentó el Profeta Julio Estrella con una revelación. La explicó y la Sierva de Dios que conduce MEBPI señaló: “Pocas iglesias gozan del proyecto de Dios antes que Él venga”. A ello se agregó la Profeta y Pastora Mary Diéguez. Mencionó una profecía y terminó solicitando Apocalipsis 2:17 y 2:12. El culto del mediodía estuvo abundante de profecías, revelaciones, palabras del evangelio. Es decir todo lo que agrada sumamente a Dios que con su bondad infinita se manifiesta en los que abundan en la fe y no titubean en decir que son hijos de Jehová. Por eso el Profeta Luis César González encomió con sus palabras a todos los asistentes indicando: “Hay que santificar a nuestro Señor. El Espíritu demanda que oremos. El Señor se quiere regocijar y quiere que sean siempre abiertos a sus obras porque somos coherederos de la fe de Abraham y del Reino del Señor Jesucristo. La obra está puesta en nuestra Apóstol que es guía espiritual de vuestros corazones”. La hermana Arteaga mencionando que lo que solicitaba era palabra para la Pastora se remitió a Jeremías 6:27 “Por fortaleza te he puesto en mi pueblo, por torre; conocerás, pues, y examinarás el camino de ellos”. La Pastora Lidia solicitó 1° de Crónicas 28:20 y el Profeta Julio Estrella pidió que se lea Zacarías 4:8-9 “Vino palabra de Jehová a mí, diciendo: Las manos de Zorobabel echarán el cimiento de esta casa, y sus manos la acabarán; y conocerás que Jehová de los ejércitos me envió a vosotros”. A la alegría de las profecías y revelaciones la Pastora Lidia mencionó, para la gloria de Dios, un testimonio de sanidad. “No es el primero -dijo- de esta línea de enfermedad”. E invitó al altar a la hermana Luz Marina Sequeiro quien dijo: “Dios ha hecho una gran obra en mí. En abril comencé a sentirme muy mal, me quedé sin poder ver y pensé que era un infarto, perdí el apetito, bajé 40 libras en 30 días, enfermé gravemente de los riñones, no podía caminar, me llevaban de la mano”. En Managua, capital de Nicaragua -continuó- “Me recomendaron  hacerme unos exámenes en San José, Costa Rica. Cumplí con las indicaciones y enviaron los resultados 10 días después. Mencionaban que padecía de Lupus Erimatosis y artritis reumatoide grave, una enfermedad incurable”. Quiero decirles que solamente Dios es el único que lo puede hacer. Estuve en depresión. Vine a esta iglesia un jueves profético. Y escuche que la Pastora Lidia dijo: Mujer, el Espíritu Santo está sobre ti. “Pensé, pero quien será… si hay muchas mujeres aquí”. Pero la Pastora dijo: “La mamá de Ada”, y sentí una inmensa alegría porque era sobre mí que estaba el Espíritu Santo. Mencionó la Pastora que el Espíritu está sanando de lupus. Yo exclamé: “Aleluya, Señor gracias. Desde ese día me sentí contenta espiritualmente y le conté a mi esposo. Fuimos otra vez a la doctora y me envió hacerme otros exámenes dando por resultado que todo salió negativo”.

Se acercó al pié del altar la Profeta Arteaga para mencionar una palabra escrita en la Biblia para la señora Luz Marina. Solicitó Jeremías 30:17 “Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron, diciendo: Esta es Sion, de la que nadie se acuerda”.

 La Madre de todos los miembros de MEBPI dijo: “Es impresionante cuando Dios sana, y es por eso que la iglesia sufre las batallas porque el enemigo no quiere que las ganemos. Las batallas se ganan por medio de la fe. Espero ganar cada batalla. Dios nos está preparando para hechos grandes”. Y de inmediato dio inicio a la prédica dominical.

Al final de la prédica los miembros de MEBPI recordaron el cumpleaños de la Directora Musical, Ana González y su hija Samantha le cantó el Feliz Cumpleaños. Finalizaba otro culto más dirigido por la amada Pastora que con su ejemplo se aprende amar a Dios, a llevarse bien entre todos los miembros de la iglesia y quererse espiritualmente.

Anuncios