Miami, Florida, martes 17 de agosto del 2010 (Escribe Hugo Marino Romero) Existe entre los miembros de Ministerios El Buen Pastor Internacional abundante fe y gozo. Hay entera confianza en la Madre Espiritual de MEBPI, la Pastora, Profeta y Obispo, Lidia Rodríguez. En el templo no hay distinciones de clase, raza, color, ni profesión alta, media o baja. Todos al unísono, de una manera u otra, han dado a conocer su fidelidad a Dios y el respeto a nuestra Madre Espiritual, persona que representa al Arquitecto del Universo en la iglesia. Entre los centenares de miembros existe gran sencillez, buen corazón, colaboración y entusiasmo para cumplir los objetivos de cada misión encomendada. Porque pertenecemos a la historia de Jesús que es el deber de todos los buenos cristianos.

Escrito el preámbulo damos a conocer lo que uno de los profetas solicitó instantes antes de la prédica. El Salmo 18:28-30 que dio lectura el Diácono Wilfredo Denies: “Tú encenderás mi lámpara; Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas. Contigo desbarataré ejércitos, Y con mi Dios asaltaré muros. En cuanto a Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová; Escudo es a todos los que en él esperan”.

De inmediato Profeta Claudia Estrada indicó: “En los cielos un sello se ha desatado este día sobre la iglesia. Ese rollo, ese sello se desató sobre los oficiales. Ese sello de cantares se desató y fueron ungidos cada uno de ellos. Es un sello de amor, de humillarse, de unión, de comunión, de intimidad, de poder, de gloria y es unción de divertimiento, unción de reyes, de sacerdotes, de piedras preciosas, de gloria, es unción de poder dice Jehová”.

El Pastor Ausberto Escobar dijo en el pulpito: “Hoy ha sido un día de fiesta en Ministerios El Buen Pastor Internacional. Señor estamos con gozo, saboreando la victoria después del Calvario. Es la victoria sobre satanás y sobre todo su ejército porque esa gente es tuya oh Dios, guerrero del reino del mundo”

Nuestra Sierva principal señaló vamos a decir algo grande: “Jesucristo fue quien compró la iglesia a precio de sangre. Tendremos que hacer un escuadrón de guerra para Él. Vamos a decretar sobre la República de Nicaragua. “En el nombre de Jesús de Nazaret, en nombre de Cristo Jesús decretamos a Nicaragua, palmo a palmo libre”.

Seguidamente la hermana Ana González (ahora oficial) comenzó a tocar el piano y a interpretar la canción “Mi Iglesia” composición de René González y cuyas dos primeras estrofas dicen: “Hace tanto tiempo yo compre una iglesia… A precio de sangre entre crudo dolor… Hace tanto tiempo que envié a mi Hijo, para rescatar lo que se perdió… Hace tanto tiempo que estoy deseando… esa humilde entrega, De un adorador… Que solo se postra ante mi presencia… Y no a las ofertas de una posición”.

Luego un delicado ritmo de instrumentos musicales comenzó a percibirse. El hermano Enrique Leiva con la trompeta emitiendo sonido de sordina, el cello de David González, la percusión mayor de Danny González acompasando con el piano Ana González. Se grata de una edificante canción: “Clamor de Guerra” se dejó escuchar en cada esquina del viejo odre. Sabemos que es una agradable canción que produce gran alegría a Jehová.

De inmediato la Pastora Lidia explicó: “El Señor dice a la iglesia que le ha dado regalo a este pueblo que ya tiene oído musical para que lo adoren y no se turbe el corazón”. Agregó: “Señor, te reconozco en toda mi familia. Gracias por la dulzura de la música con la armonía de tu Espíritu”.

En su prédica la Pastora Lidia indicó: “Es interesante conocer que hay un mundo establecido por Dios Padre que es el del espíritu, y muchos nos hemos negado a entenderlo. La presentación de los oficiales no fue por gusto sino fue para romper lo que el diablo había puesto.

A veces no entendemos que hay demonios que se atraviesan con usted. Por ejemplo, va caminando y un demonio se le cruza y cae. En otras ocasiones puede ocurrir que se está preparando para la obra y le da un dolor vesicular y va a una sala de operaciones. Eso es una influencia diabólica en los cuerpos espirituales.

Hay que dejar de luchar y deben de rendirse al Señor. Veamos en Éxodo 32:25-26 “Y viendo Moisés que el pueblo estaba desenfrenado, porque Aarón lo había permitido, para vergüenza entre sus enemigos, se puso Moisés a la puerta del campamento, y dijo: ¿Quién está por Jehová? Júntese conmigo. Y se juntaron con él todos los hijos de Leví.”

Cuando una iglesia se contamina es porque alguien lo permite. Por eso arriesgo todo porque el templo tenga santidad, unidad y no haya murmuraciones y que el amor prevalezca. Si la iglesia fue comprada con precio de sangre, significa que fuimos pagados por sangre, aún los niños que se carguen en el vientre tienen que ser liberados por la palabra de Cristo.

Alguien permite en la historia un desajuste. Los pueblos lo permiten como los casos de Venezuela, Nicaragua, Brasil, México, Ecuador, Bolivia, Cuba entre otros. Debemos entender que nosotros somos parte de la historia del Reino de Dios.

Si en verdad te crees parte de ese reino en la tierra, esta palabra del antiguo testamento nos dice que a veces nos puede avergonzar si tenemos familiares idólatras o que no conocen a Cristo. Primero debe ser nuestra casa. Hay muchos Pastores que han tenido vergüenza porque sus hijos han caído en drogas. Pero debemos cuidarnos y atacar con la palabra de Dios.

Hasta que no aprendas a alabar no serás liberado de las generaciones paganas, has confesado a Cristo pero todavía hay dentro de ti lo pagano porque a veces nacimos de eso. Pero tenemos la virtud de conocer a Cristo, el privilegio de estar con Él y la abundancia de su reino espiritual.

Qué pasará cuando oigas la voz de Dios, y sepas que has estado por años en lugares equivocados. O te des cuenta de que has permanecido más tiempo en el tiempo histórico del mundo que en la historia de Cristo. Moisés dijo en la puerta del campamento: “El que esté con el Señor venga conmigo”.

Hoy lo hacemos, con vocablos, acciones, trajes, siglos distintos pero es el mismo Dios que no es ni ha sido diferente. Recordando algo de los grandes hombres de Dios como Martín Lutero que dijo referente a esto. “A mí el que pertenece al Señor”. Fue el reformista y el hombre que Dios usó para bendición y abrir las puertas del conocimiento del aturdido, idólatra.

La Pastora Lidia dejó saber que se encontraba presente una persona que se va a rendir al Señor porque los ídolos le han mudado su casa. Pero él ha llegado al lugar donde Dios le traerá a su casa. (En ese momento una persona se acercó al púlpito). La Pastora Lidia Rodríguez le dijo: “La gloria sea del Dios”.

Este respondió tengo muchas tribulaciones y agregó: “Hoy vengo a entregar mi corazón a Cristo”. Confesó, que antes era un hombre limpio pero que ahora había fallado como padre, como hombre y con todos.

Continuando con la prédica dominical la Pastora Lidia subrayó lo que dijo Martín Lutero “A mí el que pertenece al Señor”. ¿Quién está conmigo? El que pertenece a Dios, aquí hay uno, (refiriéndose al hombre ungido). Este mensaje está ya a prueba física. A veces los que predicamos y nos quejamos porque sufrimos mucho. Tú estás pagando el precio que Dios ha puesto en tu mano derecha pero en la izquierda te pone la bandeja de oro, plata y bronce. Tú pagas el precio que tú quieras.

Por eso dije que estamos en guerra espiritual. Los valientes son los que ayunan, hacen vigilia, oración. Aunque no vienen muchos a la vigilia, no importa, comienzo con los pocos que quieran tener santidad para ganar a Cristo. El Internet dijo: “Está matando a las familias. Este es un mensaje del espíritu y de poder para los de afuera y los de adentro”.

Cuando Moisés regresó después de 40 días en el monte delante de la presencia de Dios vio al pueblo deteriorado. Pero si él estaba en la presencia de Dios, traía gobierno del Señor para el pueblo de Israel y encuentra un pueblo destruido. “Cuidado tú estás deteriorado por abandonar tu trinchera de trabajo -dijo- porque no dejas entrar la palabra espiritual pero si aceptas la palabra histórica. Hay que reprender esas generaciones paganas”.

Moisés luchó con esta historia de paganismo. Cuando dejas de congregarte vuelves a Egipto y regresan todos los demonios. Es una lucha pero Cristo nos ama aunque seamos incompetentes para el reino.  Hoy en el siglo XXI tengo una ventaja que me estoy preparando para ser competente y establecer el reino y su justicia aquí en la tierra. En el cielo yo nada tengo que ver, sino es el Padre que tiene que ver con mi vida.

En Éxodo 19:17-19 dice “Y Moisés sacó del campamento al pueblo para recibir a Dios; y se detuvieron al pie del monte. Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego; y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera. El sonido de la bocina iba aumentando en extremo; Moisés hablaba, y Dios le respondía con voz tronante”.

Oigan lo que hace Moisés, es lo que hago en los jueves proféticos, sacar del campamento al pueblo para que reciban profecías. No es posible que tú no vengas los jueves si toda tu vida está necesitada de un impacto de adoración y cambio. Todos necesitamos cambios.

No se extrañen si en una reunión de santos ven una nube de humo como en el monte Sinaí, porque es el mismo Dios que tenemos y el que creyeron los israelitas. La diferencia es que ya no tengo que pagar los sacrificios que ellos tuvieron que hacer, solamente necesito traer el cordero de mi corazón con mis pecados y maldades, incapacidades de donde me engendraron.

Si sabes algo no es porque estudiaste sino es porque Dios te lo ha dado, no debes lucirte por lo que sabes sino por lo que tú crees. “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Así dice la palabra.

Maravilloso es lo que hace Dios con Israel pero también es maravilloso lo que hace con el Ministerio El Buen Pastor. Porque nos da gobierno sobre las potestades. No dejamos que ningún incircunciso dañe los ministerios. Hay que aprender a someterse a Dios.

Para finalizar, este siglo XXI ha traído al mundo las sutilezas más odiosas para Dios, y es la imagen de la pantalla del internet y la televisión, ya no se lee libros, no es lo mismo una lectura bíblica en la computadora a leer el libro de la Biblia manuscrita.

Culminó la prédica nuestra amada Pastora destacando que los israelíes cambiaron la imagen invisible por la imagen visible. De ahí viene la idolatría. El Dios de nosotros es invisible y se manifiesta por el Espíritu no por lo visible. Por tanto las iglesias con ídolos siguieron la trayectoria de Egipto en que Aarón fue sometido a prueba. Hay que cuidarse de no tener imágenes. Para creer no hay que ver, puntualizó.

Anuncios