Miami, Florida, martes 10 de agosto del 2010 (Escribe Hugo Marino Romero) La alegría espiritual reina en Ministerios El Buen Pastor Internacional. Los preparativos para un nuevo viaje, ahora a Centroamérica, van por buen sendero. Es el camino misionero de nuestra amada Pastora, Apóstol y Profeta, Lidia Rodríguez, que por 23 años va llevando la Palabra del Señor a muchos rinconcitos de este mundo en que vivimos. Ella, gracias a Dios es portadora de esperanzas, mensajes de la Palabra del Señor y ayuda para los que necesitan.  

El pasado domingo hubo un momento  que la Pastora Lidia, al inicio de las alabanzas dijo “Cuando limpies tu camino viejo tendrás no lo que habla tu boca sino lo que Dios tiene dispuesto para ti. Dice el Señor que cuando tú lo sigues está escrito que nadie quitará tu bendición, ni vicio, ni pecado, ni maña, ni sistema”.

Luego continuó: “No te ocultes, porque si te ocultas Él te ve. Porque vasija nueva tienes. El alma que Dios te da para tu propiedad es diferente a todos en tu casa. Tú eres un guía establecido por el Señor y no solamente para tu hogar sino para toda tu familia. No desmayes porque satanás quiere quitarte a ti la bendición y Dios la tiene para ti… recíbela”.

¿Estás en sacrificio? preguntó y luego dijo: “El sacrificio vale porque de esa tu escuela es donde viene gran bendición. Alábalo y súfrelo ahora para que la abundancia después no te quite del camino. Dios quiere algo para ti que tú lo has visto. Sabes que estás en el tiempo y lo reconoces interiormente”.

“No desmayes -continuó- la sombra del Altísimo ha levantado unidad a pesar de que satanás siempre ha querido llevarte. Ah entrado en tu casa sigilosamente cuando todos dormían y ha roto las tinieblas de tus generaciones. No temas, tú eres del Señor”. “Hasta aquí Dios ha comandado tu casa. Ustedes son pueblo viejo pero guárdate de las tinieblas que entran en tu hogar. Al servicio tuyo hay ángeles. No los ves y por ahora no los verás”.

Los siervos de Ministerios El Buen Pastor Internacional escuchamos con atención y en silencio a la Pastora Lidia. Sabemos que transmite desde lo profundo de su corazón Palabra de Dios. Sentimos que el Señor nos está ministrando, hablando, exhortando, disciplinando para levantarnos como luz en el mundo.

Pruebas se presenta, como la del domingo 8 cuando la hermana cubana Matilde Valdez y Agustina Espinoza de Nicaragua, Guerrera, Maestra de Escuela Dominical y Profeta, ambas inspiradas por el Espíritu Santo danzaron frente al altar rindiendo pleitesía a Dios, adorándole con sus requiebros y quebrantos. Ello lo ve con agrado nuestro Padre Celestial y en la iglesia se percibe la esencia del exquisito aroma del perfume de los Ángeles que acompasan el ritmo de las hermanas Espinoza y Valdez.

Este escritor, de su cosecha agrega Lucas 8:18 “Mirad, pues, cómo oís; porque a todo el que tiene, se le dará; y a todo el que no tiene, aun lo que piensa tener se le quitará”. Y en Lucas 8:10 Jesús dijo: “A vosotros os es dado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los otros por parábolas, para que viendo no vean, y oyendo no entiendan”.

La Profeta Eda Arteaga se acercó al altar para solicitar 1ª a los Corintios 14:12 que indica: “Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia”. Fue el Diácono Wilfredo Denies, quien acaba de retornar de Cuba que se encargó de esa lectura.

La oración la efectuó Profeta Araceli Ramos. Luego el silencio ante el toque de trompeta del hermano Enrique Leiva para continuar con el Pastor Ausberto Escobar que solicitó 1ra. De Reyes 11: 4-6; siguieron sus colegas José Gil con 1ra. De Juan 1: 6-8 y Moisés Gil con Mateo 5: 44-48.

En los albores de su prédica la Pastora Lidia dijo: “En estos tiempos la palabra de Dios está en presente. Nosotros debemos confesar la activación de la palabra en presente. Los enfermos también deben activarla si no lo hacen no lo van a tener. Cuando un cuerpo no está sano, se enferma el alma y el espíritu, pero cuando un cuerpo se libera y está en la palabra, se puede enfermar pero  el espíritu no, ahí es cuando Dios entra a sanar. No hay que culpar a Jehová, ninguna enfermedad viene del Señor, sino que proviene de satanás”.

Nosotros tenemos la autoridad en Jesucristo para reprender la enfermedad y decirle No vas a habitar más en mi. No se deben conformar con tener la enfermedad. Hay que echarla fuera. Aún los mayores de edad si se enferman, se conforman porque son ancianos. Están  equivocados, nunca estaremos en la eternidad con tu edad porque no sabemos los años del espíritu que mora dentro de ti, y como no lo conoces, no sabes a qué edad te vas a presentar al palacio real de tu Padre y te van dar la bienvenida.

Si quieren un corazón perfecto, no deben descuidarse porque eso acarrea problemas espirituales. El Pastor siempre lo señala cuando ve ese descuido porque venimos de un Padre perfecto y el Pastor tiene que velar por la congregación. Dios nos quiere perfectos. El Pastor puede regañar y ordenar al pueblo de Dios cuantas veces la iglesia ande desviada.

Para alcanzar la perfección eternal lo imperfecto tuyo se queda en la tierra. Lo imperfecto es externo y lo perfecto es interno. Lo que va a vida eterna es lo interno no lo externo. Tu puedes saber mucho pero comparado con lo interno no sabes nada. Dentro del cuerpo interno hay un órgano que Dios mira, el corazón. Lo ve cuando te levantas enojado, y al mediodía sigues enojado y en la noche vienes a la iglesia te ve adorándole y alabándole, Dios dice, me adora de labios porque sigue enojado y no se ha reconciliado con los de abajo. Hay que reprender todo lo que viene de satanás.

Este es un mensaje personal y Dios quiere que tú y yo seamos perfectos. Algunos dirán que eso no es posible pero veamos en el antiguo testamento en Génesis 17:1, podemos ver lo que Dios le dijo a Abraham “Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto”.

No se puede ser perfecto si todavía hay un vicio que los domina, si tengo reclamaciones dentro de la obra. Dios se rebela contra el pensamiento ilógico. Veamos lo que dice Dios al pueblo de Israel cuando se rebela en Deuteronomio 18:13 “Perfecto serás delante de Jehová tu Dios”.

En el antiguo testamento podemos ver algunos que lograron la perfección. Uno de ellos fue David. El siempre estaba presto al servicio de Dios, él resolvió que su corazón obedeciera al Señor. Eso quiere decir que donde quiera que estés tienes que obedecer al Todopoderoso.

Ejemplo, en una mesa de viciosos bebedores de licor y fumadores, ustedes no toman ni ingieren bebidas alcohólicas. Si alguién roba para darte a algo tí, suéltalo y no lo tomes, no te hagas cómplice de lo que otro hace.

Como podemos entender esa perfección cuando le hemos fallado tanto a Dios, hay algo en la escritura que me dio un balance, en Salmos 101:2 dice: “Entenderé el camino de la perfección Cuando vengas a mí. En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa”.

Nuestra casa es nuestro corazón. Tenemos que entender cuál es el camino de la perfección delante de Dios. Hay dos caminos diferentes, el primero es el de tu pensamiento a la perfección y el segundo es el pensamiento de Dios a su perfección. En mi camino ha habido muchos errores que no me han permitido ver la senda perfecta de Dios y no me ha dejado vivirlo. Una cosa es vivir lo que es del Señor y otra es vivir lo que es de tu carne.

Cuando tu corazón es integro, tú rechazas todo lo que no tiene integridad. En 1ra. Reyes 11:4-6. Nos dice que David tuvo un corazón perfecto delante de Dios pero su hijo Salomón no siguió la perfección. Tú puedes venir de padres impíos y puedes tener un corazón perfecto. El origen de la perfección no viene de tu mente sino de tu espíritu.

Hay que tener cuidado para que tu espíritu sea perfecto para Dios, aún en la vejez. No hay que participar de lo abominable. Es impresionante el Dios que predico porque su perfección está en el espíritu y no en la carne. El sabe que en la carne no vamos a vencer, el único que venció fue su hijo amado Jesucristo.

Con las palabras proféticas de hoy, Dios me contestó aquí todo lo que pedí en oración en la madrugada. Si tú has entendido el mensaje, entonces puedes decir yo soy perfecto. Hay una palabra de promesa en el evangelio de Mateo 5:48 “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”

Este versículo implica que hoy debemos ser perfectos. Dios sabe cuando estás en el lugar santo y cuando te dan oportunidad de entrar al lugar santísimo. Pablo en Colosense 1:28 dice “a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre”.

Esta palabra está establecida por un apóstol y yo la voy a establecer en este lugar, en el nombre de Jesucristo este pueblo es perfecto ante los ojos de Jehová. Cuando te inculpen por el pasado, tu le dices a satanás, yo no tengo pasado, yo vivo en el presente. Esta palabra también es para los que están firmes y los que no estén negociando con los dos reinos, tu vida y el de la iglesia. Tu vida no trae bendición pero la bendición de tu vida para el reino es la bendita.

La perfección de tu vida delante de los ojos Dios la alcanzas con la honradez, no tener manchas ni defectos, y ser obedientes. El término de la perfección comienza cuando tú te empeñas con Dios. Esta verdad llena la casa. Dios nos ha liberado de tantas calamidades, sales de aquí y no vas debajo de un puente, tienes tu casa, comida. Hay que evaluar lo que tienen. Si yo tengo un corazón perfecto tengo que trabajar perfectamente donde quiera que estemos.

La Pastora Lidia terminó su prédica subrayando: “Eso no significa que tienes que rechazar al que toma, fuma y bebe, sino que debes convencerlos que hay un mundo mejor que ofrecemos. Termino con esto, tú tienes un corazón perfecto cuando lo dejas examinar”.

Anuncios