Miami, Florida, lunes 5 de Julio, 2010 (Escribe Hugo Marino Romero) Este domingo se cumplió el 234 aniversario de la Independencia de los Estados Unidos de América. Se informó que el presidente Barack Obama pasó con su familia en Camp David, Maryland, desde donde observó los fuegos artificiales y pronunció su tradicional mensaje oficial. En Ministerios El Buen Pastor Internacional que dirige la Pastora y Apóstol Lidia Rodríguez se efectuó la presentación de la bandera estadounidense y Samantha González se encargó de entonar el Himno Nacional. Hubo asimismo comunión por ser el primer domingo del mes.

PRESENTACIÓN DE ELÍAS SALOMÓN

Primero hubo la presentación de un bebe. Los padres, Eleen y Ana Bruno se acercaron al altar y la Pastora Lidia pidió ver a los dos padrinos “Que sepan orar por su ahijado. Es una gran bendición que tenemos los cristianos. Agradezco a Yolanda por los pocos días de dar a luz y estar aquí, pero estamos gozosos y considero que es una gran bendición poder presentar a Elías Salomón Bruno que vino al mundo hace apenas seis días”. La sierva del Señor dijo a los esposos Bruno miren lo que he escogido para él: “Y lo trajo a la casa de Jehová en Silo”. Luego dijo… “Por este niño, Samuel, lo hago y Jehová le dio lo que tenía”. Yo lo dedico también a Jehová. Dios les ha dado un regalo a ustedes para que se lo entreguen a quién se lo da. Aquí está la presencia del texto, el que ustedes ahora pueden sentir el peso de esos hijos.

Solicitó Proverbios 22:6 que dice: “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. La instrucción legal de la que habla la Palabra. El estudio de la Palabra. Por eso, nuestra escuela dominical es tan importante. Toda persona que viene a la escuela dominical difícilmente se va. Porque hace una base de fe y cuando tú haces una base de fe te mantienes por la Palabra. La Pastora Lidia pidió a los asistentes ponerse de pie para culminar la ceremonia del recién nacido. “Señor, en esta presentación rogamos que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo pongan sobre Elías tu bendición”. De inmediato  le hizo entrega a los padres un certificado que sirve (hasta los 12 años) y les dijo: “Que el Señor los bendiga a todos”.

Luego mencionó que su hija Olga Lidia y el esposo Julio González. Su nieta Rebecca que hace poco cumplió 15 años de edad y su nieto Daniel que tiene 13 junto con  su hermana Martha Fernández y Carlos Rodríguez se encontraban presentes en la iglesia.

 ANIVERSARIO PATRIO

Al conmemorarse el 234 aniversario de la Independencia de los Estados Unidos de América. La Pastora Lidia dijo: “Hoy es un día grande para este país que tanto amamos”. Creo que se los he hecho ver de varias maneras. No hay nada mejor que agradecer a esta nación y ofrendar una oración por esta tierra. Tierra de libertad. Toda política tiene errores porque es de hombres. Hasta los Pastores tenemos errores porque somos seres humanos.

De inmediato se dio paso a la presentación de la bandera de los Estados Unidos de América. El hermano José González desfiló por la parte central del templo. Su hija, Samantha entonó el himno nacional estadounidense: “O say, can you see, by the dawn’s early light, What so proudly we hailed at the twilight’s last gleaming? Whose broad stripes and bright stars, through the perilous fight”. Que en español se interpreta de esta manera: “Amanece: ¿no veis, la luz de la aurora, Lo que tanto aclamamos la noche al caer? Sus estrellas, sus barras flotaban ayer. En el fiero combate”.

LA PRÉDICA

Queremos predicar hoy, las otras verdades de su segunda venida. Es la segunda parte. Dijo la madre espiritual de MEBPI: “Como es natural, tenemos que ir a Apocalipsis. Queríamos decirles a ustedes que hay una doxología en Apocalipsis. Una entrada que da el apóstol Juan de alabanza. Voy a predicar sobre las distintas muertes de los 12 apóstoles. No se sabe mucho de la muerte de ellos. Pero del Apóstol Juan sabemos que fue el único que no murió, ni crucificado, ni lacerado, sino que él tuvo una muerte en paz”.

Entonces debemos entender que Juan en el verso 5 del capítulo 1ro. Donde dice: “Y Jesucristo, el testigo fiel. El primogénito de los muertos”. Qué revelación más importante podemos encontrar ahí.

Hay una glorificación y alabanza sublime de Juan cuando dice: “Al que nos amó. Nos lavó de nuestros pecados con su sangre nos hizo reyes y sacerdotes para Dios“. Miren que clase de objetividad absoluta. “Su Padre, a Él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos”, amén. Eso es del verso seis, dijo.

Entonces, qué favorece la obra de Cristo, la obra de Cristo es una inspiración de alabanza, nosotros acá abajo, los confundidos religiosos hemos hecho de la obra de Cristo una teología diferente. Hemos hecho una religión y normas teológicas. Yo la acabé de hacer. Cómo, porque para tomar la comunión no vengo con este vestido, me pongo un traje de acuerdo el lugar.

Es una vestidura que distingue la ministración. Esto no lo he establecido. Lo estoy haciendo. Quiere decir que como Pastora fundadora lo hago, pero yo no sé las variantes de Dios al terminar el siglo. No sé si me están entendiendo, pero Apocalipsis es una norma de revelación en la cual nos va a llevar a formas diferentes al terminar su carrera de fe. Hay una persona que sí sabe porqué estás en este lugar. Y cuán valiosa es la sinceridad de tu fe. Juan termina esta doxología que acabo de leer. Con la única respuesta apropiada a la luz de la magnitud de las bendiciones de Cristo que concede a todos los creyentes. A Él sea la gloria por los siglos de los siglos. No hay otra manera más grande. No he encontrado otra forma de alabar más inmensa que esta: “A Él sea la gloria por los siglos de los siglos”. Entonces, voy al mensaje. El libro de Apocalipsis es un tema emocionante. Trata de tragedia, suspenso, misterio, horror. Habla de rebelión, de una falsa economía mundial, de guerra y de un final de la humanidad. Es algo que no queremos escuchar nadie. Apocalipsis es el asombro del drama culminante de la historia de nosotros los cristianos. Pero culmina en un final feliz, porque el mismo que derrotó en la Cruz del Calvario. Ese pan y esa sangre que tomaste hoy en la comunión. No lo recibiste como un ritual. Es una institución cristiana y culmina con la bendición como terminó hoy con el perdón de mis pecados.

Por tanto, nosotros estamos impresionados al saber que la muerte es derrotada por siempre. Tanto llanto cuando el cuerpo nuestro no existe y es un final feliz. Porque la muerte se destruye cuando tu vida espiritual se levanta.

Le preguntaba al Señor. Cómo puedo, porque no he sentido todavía. Escuchen, cómo puedo desear la segunda venida. Cuando miro alrededor y todavía no están todos los que quiero que estén. Señor, yo no puedo desear que tú vengas porque me falta fulano, mengano, sutano, perencejo, este, el otro.

Y aquí me señaló esta palabra tan impresionante, díganme si no es así. “He aquí que viene” ¿Lo crees?… ¿Lo creen? Cuando lo creamos Él viene. que inmensidad de conocimiento. Como a Dios no se puede engañar. Cómo puede entender Él que en el globo mundial mi cerebro está allí.

Se leyó en 2da. Pedro 3: 3-4 donde habla de los burladores de su venida. Témanle a Él, témanle si tienen una falsa doctrina de la ley. Si la estás estudiando témela, porque es pecado. Nosotros, como un ejército vencedor. Por el Evangelio de Cristo establecemos. Soy un Apóstol que estoy estableciendo el Reino de Dios aquí en la tierra.

Y cuando venga con Él a establecer su segunda venida, sí, seguro vengo. Estoy estableciendo con Él el reino sempiterno porque mi fe me da fuerza para establecer el reino interminable. Mi fe me garantiza que tengo un lugar en la eternidad con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Yo sé que voy a la eternidad. Ocúpate tú de saber que vas a la eternidad.

Las nubes del Antiguo y el Nuevo Testamento son testimonio de la voz de Dios. Muchas veces las nubes han simbolizado para el primer siglo de Jesucristo la voz de Dios. Hoy contamos con la gran bendición de tener la Palabra, que es voz de Dios. Tenemos la bendición de que el Espíritu Santo habla y revela.

Tenemos las bendiciones de saber que hay profetas bíblicos que nos ayudan a levantar nuestra fe cuando estamos derribados. Cuando esto ocurre, la palabra de aliento, profética, bíblica nos levanta. Dice: “Y hoy que yo vengo aquí solo destruye el pecado que hay en ti y vendrás acompañado”.

Está contestando una mente que me acaba de responder y dice, tú por qué sabes eso. Porque tengo el don de la percepción espiritual. Cuando Dios se reveló en las nubes. Éxodo y Números te habla de esto.

Cuando fueron al Monte Sinaí, la nube espesa cubría la presencia de Dios ante todo pecador que no creía que Él estaba en el monte. Hoy Él estaba aquí con nosotros. Y todavía el pueblo sigue escéptico de lo que oye. Es el tiempo de creerle. Es el tiempo de apoderarte de los dones del Espíritu.

Qué dice Hechos 1:19 “Que Jesucristo ascendió a los cielos en una nube”. A ojos visto. Entonces me da entender a mí que en la segunda venida también nos vamos en ese barco. Nos vamos, nos levanta. No hay que ser inteligente. Hay que ser creído en la Palabra para entenderla. Entonces, esto simboliza que Cristo ascendió en una nube y me dice que Jesucristo descenderá en una nube.

Al final Apocalipsis 1: 7: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él.  Sí, amén”. Me está diciendo que el mundo creado por su padre lo verá.

Luego se refirió a Zacarías 12: 10 “Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito”. Cuando oí esa palabra. Cuando tomé esa palabra me parecía que en la banqueta donde estaba era polvo.

Tenemos que cuidarnos. Tanto tú como yo. De no ser uno de esos. Que podamos traspasar en días como hoy donde Él se está derramando sobre tu entendimiento. Antes de entrar a la cuarta verdad quisiera leer una palabra que está en Hechos 22, pero en varios versículos. Deseo que ustedes lo oigan pera que sepan porqué predico así.

No es por inteligencia. Es por la capacidad de creerle a Él. Cuando tienes capacidad de creer en la Palabra eres inteligente. Y dice: “Varones israelitas oíd estas palabras, Jesús Nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros, con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él como vosotros mismos sabéis a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole”.

Pero la muerte de Cristo no termina allí. El pecado de la humanidad lo sigue crucificando. Cuando tú fumas y tomas la comunión eres un pecador… lo vuelves a crucificar. Cuando tu vives en lascivia, cuando traes un billete de la lotería, cuando miras a otra mujer que no es tuya, cuando tú miras a un hombre que no es tuyo.

Cuando te emborrachas siendo cristiano y vienes a cantar en el coro. Tú lo vuelves a crucificar ¿Estamos claros?… Por eso mi palabra es fuerte y seguirá siendo así hasta el último día que me den la bendición. Porque hay que creer en la Palabra y en la santidad. No en engaños. Yo conozco la sutileza del hombre.

Termino diciéndote. Cómo tengo que responder la cuarta verdad de Apocalipsis de su segunda venida. Se los digo. Es impresionante, porque el que fue maestro, con dos sílabas no entiende nada. Sí y Amén. Su respuesta final es que Él viene.

Si vamos a Apocalipsis 1: 4-7 ó al 8. “Sí y Amén”. Respuesta a tantos creyentes incrédulos de su segunda venida. Mira lo que Él hace. Sella el entendimiento. Si aquí abajo creíste. Sí y Amén. Espero que venga. No más. Su respuesta final es que Él viene.

El profeta Medelson Barrera se acerca al altar y dice a la Pastora Lidia permitiendo que todos los asistentes escuchen: “El Señor me dio la Palabra para que se lea Proverbios 30: 4-5. El Diácono Wilfredo Denies se encargó de la lectura.

Luego nuestra madre espiritual indicó: “Arrebatamos el escudo… ese escudo es mío, yo te espero”. Tengo que decirte: “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso”.

Tengo que decirles que para el Creador todo lo que el hombre crea tiene un fin. Todo lo que el hombre comienza, quiere terminarlo. El Padre también. Entonces tiene que establecer su segunda venida. “Cristo vino la primera vez en humillación. Volverá en exaltación”… “Cristo vino la primera vez, para servir. La segunda vez para que le sirvamos”… “Vino la primera vez como siervo sufriente. Volverá como el Rey vencedor”. Segunda venida. Espero que vengas Señor y ven pronto. Bendice a tu pueblo, a tu iglesia, a los corazones, a la fe. 

Nota: Esta Crónica se hizo posible gracias a  la colaboración de todo el Departamento de Comunicaciones de MEBPI: Efraín Montesino, Alfredo Molero, Ramiro Cornejo, Francisco Martínez, Antonio Rodríguez, Héctor Asencio. Fotos: Peter Zuniga y Alexis Gutierrez.

Anuncios