Miami, Florida.–(Escribe Hugo Marino Romero) Un acontecimiento que conmovió el corazón de los centenares de miembros que asistieron al culto de este domingo en el Templo de MEBPI ocurrió cuando la Pastora Lidia Rodríguez mencionó a  los hermanos  de su viaje a Argentina para visitar el Hogar de Niños Betania.

De inmediato se mostró la gran voluntad del conglomerado de hermanos que dijeron presente con óbolos y promesas de abrigos, casacas, sábanas, almohadas, útiles escolares, mochilas y todo tipo de ropa para que los niños del hermano país del Atlántico no sufran los rigores del crudo invierno. Incluso uno de los siervos se comprometió a colaborar económicamente con los estudios en la universidad de un joven  argentino de Betania.

La alegría se desbordó en la iglesia y culminó con una serie de estruendosos aplausos porque el pueblo de Dios había respondido con creces al llamado de una de las misiones que MEBPI tiene alrededor del mundo, en Sudáfrica, Israel, República Dominicana, Nicaragua, México y otras naciones del orbe.

El hermano dominicano, Joseph González, consultor financiero de MEBPI aparece en la foto de la derecha en momentos que, sonriendo por la gran alegría espiritual existente en el templo, entrega su donación. 

Minutos antes habló el hermano chileno David González, vicepresidente de evangelismo, para solicitar más colaboradores con el objetivo de que se haga llegar la palabra de Dios a otras personas y de esa manera proseguir en aumento el número de creyentes del legado cristiano que dejó el Señor a través de la biblia.

Hubo asimismo una actuación especial de ejemplo para la juventud que protagonizaron la dominicana Amira Hatum, su compatriota Patricia Contreras y el nicaragüense Christian Velásquez. Fue corta pero dejó el mensaje para los jóvenes: Buscar siempre el camino del Señor y evitar las diversiones vanas.

En otro momento la Pastora Lidia Rodríguez convocó para que subieran al altar a los hermanos Eduardo Rodríguez de Cuba y Dianela Olivares de la República Dominicana. El motivo fue para felicitarlos por su onomástico. El saludo especial fue para la joven hermana Reneé Etienne de Nicaragua que el lunes 12 cumplirá 15 primaveras. Se cantó el clásico “Feliz Cumpleaños” con el acompañamiento en el piano de la hermana Ana González.

La prédica de la Pastora se enfocó en el interrogante de porqué vienen las enfermedades ¿Porqué un pastor que da toda su vida al Señor muere de cáncer? o de cualquiera de estas enfermedades que hay en el mundo. Existen cosas –dijo– que no tienen explicación porque no hemos entendido la palabra de acuerdo a su terminología espiritual.

Enfatizó que el papel de Satanás es la enfermedad. “La enfermedad  nunca viene de Dios, del Señor viene la reprensión, la ira, en su naturaleza que Él creó y es muy dueño de ella”. No se como tú ves a Dios pero yo lo veo con el término de autoridad y poder, pero el ente de enfermedad es Satanás. Si tenemos ese conocimiento, aún siendo pastores, líderes, profetas, diáconos y todo  lo que desee ser, nosotros tenemos que saber de donde procede la enfermedad.

 Volviendo a mencionar lo milagroso de “La lluvia de donaciones” dijo: Estoy asombrada por lo sucedido hoy. He visto el mover del Espíritu en otros ángulos. Sé  que tengo una Iglesia generosa. Pero hoy ha sido de gran magnitud: “Me doy cuenta que el Señor sabe con lo que me voy a presentar en Argentina y de antemano me pone la bendición”. Como me ama Dios. No quiere verme con un corazón quebrantado o destruido, Él quiere que llegue a ese país con un corazón suave y firme en la fe. Lo dice Job: 2:7 “Porque el pueblo tiene que saber y llevarse en su corazón la fe para su sanidad, aquí se van las alergias se va todo ahora”.

Me acuerdo específicamente –explicó– cuando la hermana Ruth Leiva, misionera de Nicaragua, me llevó una ancianita que no veía completamente. Las cataratas le cubrían los ojos y no podía ver. Yo le dije: “Demonio de cataratas te ordeno ahora salir de ella”. A pesar de que sus ojos –indicó– ya estaban en blanco, casi no me veía. Ella llegó ese día para saludarme. ¿Qué pasó cuando retornó a su casa?… “Ya estaba sanada”.

Recuerdo también –continuó– que había un joven que sufría convulsiones y vayamos al evangelio de Marcos 9: 25-27 “Este muchacho era sordomudo y después que el Señor desató el demonio, este muchacho soltó la lengua y el oído, expulsó el demonio de sus órganos”. Esta posición bíblica es para que ustedes tomen control de la verdad del evangelio de Jesucristo que es sanador y tiene poder para expulsar las enfermedades.

“Aleluya, siento el perfume de Dios”. Hoy hemos sido muy bendecidos, pero deseo que se lleven otra bendición. Dice el Señor: “Me distes hoy y recibirás mis bendiciones”. Decimos todo esto para mostrar lo maravilloso que es nuestro Dios.

Por ejemplo –indicó– “Se muere nuestro cuerpo, y no va al infierno. Nuestros cuerpos declinan en la tierra pero los ángeles del infierno vienen a robarle a los Ángeles del cielo la trayectoria de nuestro camino”. Si tu estas cubierto con la sangre de Cristo, ellos retroceden y tú sigues.

Hay géneros en la vida del cristiano que no sale si no es con ayuno, y es importante que aprendamos a ayunar para quitar esa piedra de Satanás en el camino, yo me estoy preparando para ver creaciones de Dios en esta Iglesia.

Entonces, pregunta ¿A quién va a avergonzar esto?  A los faltos de fe y a los escépticos que tienen que ver para crear pero yo sin ver, lo creo. Lo tengo, lo recibo de parte de Dios y lo proyecto a la amada Iglesia, interna y externamente. Y rompo todos los canales de incredulidad que el diablo pone aún en el internet.

Recuerdo a un muchacho que tenía las cuerdas vocales muy desarrolladas. No podía hablar. Vino un médico y dijo que tenía mudez. Sentí que el Señor me dijo: “No él no está mudo, tiene un ataque del diablo en la articulación debajo de la lengua y ahora se lo voy a quitar” Y escuché: “Pon tu dedo debajo de su lengua, lo primero que hice fue lavarme la mano siete veces”.

Y cuando le iba el poner mi dedo debajo de la lengua repitió Dios: “Con tu saliva, me sorprendí, y saben lo que hice… me toqué el mismo lugar donde estaba la afección y después hice lo mismo debajo de la lengua del muchacho con la autoridad que Jehová me ha dado. El joven se desmayó. Cuando despertó lo primero que dijo fue mamá”.

El espíritu de enfermedad, enfatizó la Pastora, tiene que sacarse de en medio de nosotros y voy a decirles: “Jesús pasó con sus discípulos y vio la higuera y esta no tenía fruto y maldijo la higuera y esta se secó. Así el germen del cáncer, Dios maldice el cáncer y este se seca. Toda enfermedad es un germen y este se echa fuera en el nombre de Jesús y tu y todos en tu casa son sanos”, puntualizó.

Nota.–Esta Crónica se hizo posible gracias a  la colaboración de todo el Departamento de Comunicaciones de MEBPI: Efraín Montesino, Ramiro Cornejo, Francisco Martínez, Antonio Rodríguez, Héctor Asencio. Fotos, Peter Zuniga y Alexis Gutierrez.

Anuncios